Introducción

Las ventajas de la práctica del ajedrez se han manifestado científicamente en el coeficiente intelectual y el rendimiento escolar de todos los que lo practican, por ejemplo: un joven ajedrecista puede resolver un problema matemático hasta 4 veces más rápido que un chico normal, no es por cuestión de inteligencia; sino porque un ajedrecista puede ver el doble de vías posibles para resolverlo gracias a la cantidad de variantes que calcula en una partida. Hay que tener en cuenta que para cada movimiento en ajedrez hay miles de posibles respuestas y para cada una el ajedrecista debe encontrar su refutación(a esto se le llama variante).

No quiere decir que un joven normal no pueda superar a un ajedrecista en cuanto a inteligencia (capacidad unitaria que comprende varias capacidades) porque según la Teoría de las Inteligencias Múltiples una persona tiene 8 tipos de inteligencias, lo que es probable que un ajedrecista desarrolle más del 91% de estas al máximo).

En la presente investigación se intenta subrayar cómo el tipo de razonamiento empleado en el ajedrez es similar al de las matemáticas y que este deporte puede constituir una valiosa herramienta pedagógica para estimular las capacidades y lograr desarrollar un sinnúmero de habilidades.

 

Objetivos

General:

  • Demostrar la relación entre el ajedrez y la matemática

Específico:

  • Resaltar la importancia del ajedrez en la educación escolar

 

Desarrollo

La matemática y su relación con el ajedrez:

El marco teórico en las matemáticas, es decir: los axiomas, teoremas, las demostraciones y los modelos matemáticos, son el homólogo de los principios fundamentales en ajedrez: la teoría de apertura, teoría de finales y las reglas del juego, por nombrar algunos aspectos.

En ajedrez existen situaciones que se dan durante el juego que coinciden con algunos teoremas de las matemáticas, como por ejemplo la famosa regla del cuadrado no es más que una aplicación práctica del teorema de Pitágoras o la definición geométrica de distancia. En teoría de juegos el ajedrez es considerado un juego de suma cero, y algunos van más allá afirmando que para cualquier posición que pueda producirse dentro del tablero existe una función matemática capaz de evaluar dicha posición.

Fuera del juego practico, existe también una relación cercana entre estas dos áreas. Quien no habrá leído o escuchado la famosa leyenda del inventor y el Rey, y la forma de pagos en granos de trigo que propone el primero, cuya progresión geométrica dentro del tablero de ajedrez alcanza una impresionante cantidad.

No en balde el ajedrez ha llamado la atención de matemáticos famosos a lo largo del tiempo. El matemático Leonard Euler, se planteó y resolvió el “problema del movimiento del caballo” (recorrer con el caballo por todas las casillas del tablero sin pasar dos veces en ninguna de ellas). Él construyó un cuadrado mágico en el que cada fila horizontal da un total de 260; al detenerse a la mitad de cada uno suma 130. Y aún más intrigante es que un caballo de ajedrez, que empieza sus movimientos desde la casilla número 1, puede pasar por las 64 casillas en orden numérico. Se llegó a la conclusión de que el número de recorridos posibles es de 33.439.123.484.294

Las posibilidades en ajedrez son infinitas para los humanos y la complejidad de los árboles de variantes puede llegar a superar la capacidad humana, aunque es bueno aclarar que los ajedrecistas no calculan todas las posibilidades en una determinada posición sino que su elección está influenciada por las posiciones análogas que almacena su memoria, la intuición y la capacidad de cálculo para lograr determinada ventaja posicional o material.

El cálculo de la cantidad de movimientos posibles después de la primera jugada o la cantidad de movimiento de la partida más larga son archiconocidos, aunque no dejan de impresionar cuando uno lo vuelve a leer. Según matemáticos la partida más larga posible constaría de 5899 movimientos, mientras que la cantidad de partidas diferentes después de la primera jugada llega al impresionante número de 10 18900, después de la segunda jugada hay 197.742 partidas posibles, y después de tres movimientos, hay 121 millones.

El Ajedrez desarrolla habilidades:

Los especialistas afirman que los niños que juegan ajedrez mejoran la capacidad de concentración, adquieren precisión a la hora de realizar tareas, aprenden a planificarse, gestionan su tiempo de forma más efectiva y optimizan la atención, el pensamiento lógico y la capacidad de cálculo. El juego ciencia favorece también la socialización del niño, dándole madurez de carácter y contribuyendo a mejorar su rendimiento escolar. El ajedrez -según un experto consultado- exige una gran concentración, por lo que el cerebro se ve sometido a una gran actividad, esa es la base de los beneficios que reporta; es como si lo obligáramos a realizar ejercicios, para mantenerlo en forma. Podemos decir que el ajedrez es la gimnasia de la mente. El juego ciencia en la infancia puede ser una herramienta eficaz para ayudar en la formación de un niño, de hecho cualquier actividad que obligue a ejercitar nuestra mente siempre resultará positiva.

El cerebro de un niño absorbe más cantidad de información, y lo hace de una forma más natural, que el de una persona de edad avanzada. El alumno desarrolla el pensamiento y emplea tácticas, que luego les sirven para tomar decisiones cuando participa en las clases, sobre todo en la de Matemática.

Está considerado como deporte, ciencia y arte, porque también desarrolla la creatividad, en correspondencia con el interés de formar un alumno de la enseñanza primaria que sea más culto y con mayor conocimiento del mundo que lo rodea.

 

Conclusiones

Quizás para el común de los mortales que no conoce nada de ajedrez los nombres como Adolf Anderssen, Wilhelm Steinitz, Emanuel Lasker y Max Euwe, Mikhail Botvinnik, no pasen de ser los nombres de simples o destacados matemáticos, pero para los ajedrecistas estos fueron grandes jugadores del Ajedrez, después matemáticos.

Como asignatura, no solo la matemática guarda una estrecha relación, recientemente científicos han intentado explicar las leyes de la Física y han confeccionado hasta gráficas de velocidad(al hacer una jugada) en función de tiempo (porque se juega con un reloj especializado) a partir del ajedrez, esto da una idea de cuán infinito y complejo es este juego

El ajedrez no es matemática, ni la matemática ajedrez, pero así como hasta el momento no se ha descubierto quién ha inventado este noble juego, tampoco sabremos si la relación evidente entre estas dos áreas ha sido producida de manera intencional por su creador.

 

Bibliografía

1 – Google: Artículos

“El ajedrez y la matemática”

“Las habilidades del ajedrez”

2- Folletos:

“El ajedrez y las funciones”

“El cálculo de variantes y el cálculo matemático”

3- Libro “Acertijos y problemas matemáticos” (Ramón B.Zubillaga)

4- Proyectos investigativos de la Universidad Autónoma de Madrid

 

Anexos

Garry Kasparov es una de las personas con más cociente intelectual, fue el primer ajedrecista en romper la barrera de los 2800 puntos Elo

“El problema del caballo” es uno de los misterios más significativos del ajedrez

El problema de la dama consiste en colocar 8 damas en el tablero y que ninguna se ataque ni diagonal, ni vertical, ni horizontalmente. Se han descubierto 92 soluciones únicas para este problema, esta son las primeras 4.

 

El problema de la dama

Planteamiento del Problema

Como cada reina puede amenazar a todas las reinas que estén en la misma fila, cada una ha de situarse en una fila diferente. Podemos representar las 8 reinas mediante un vector [1-8], teniendo en cuenta que cada índice del vector representa una fila y el valor una columna. Así cada reina estaría en la posición (i, v[i]) para i = 1-8.

El vector significa que la reina 1 está en la columna 3, fila 1; la reina 2 en la columna 1, fila 2; la reina 3 en la columna 6, fila 3; la reina 4 en la columna 2, fila 4; etc… Como se puede apreciar esta solución es incorrecta ya que estarían la reina 3 y la 6 en la misma columna. Por tanto el vector correspondería a una permutación de los ocho primeros números enteros.

 

Autora: WFM Geydis Mantilla Gras