La Música de las Esferas es un homenaje a la Humanidad, a todos aquellos que pensamos que por encima de nuestras diferencias, de nuestras culturas, de nuestra patria, de nuestra religión, de nuestro lenguaje y de nuestros ideales en la vida, existe algo más que nos une a todos y cada uno de los individuos por encima de todo.

Por eso la novela hace un viaje por los cuatro continentes, buscando en nuestros pueblos primitivos la esencia del pueblo que un día fuimos.

Por eso la novela resalta una figura histórica mágicamente dotada para materializar esa conexión mística en elementos captables por nuestros sentidos: Ludwig van Beethoven.

Por eso la novela está hilada por la filosofía, ciencia y descubrimientos del primer sabio de la historia: Pitágoras. Gracias a él empezamos a pensar que los dioses no estaban tan lejos.

Por eso la novela nos presenta las trágicas consecuencias que los excesos de nuestra sociedad causan sobre la naturaleza.

¿Y qué podría ser eso que más nos une? La música. El lenguaje de la humanidad.

El resto es un misterio sobre una melodía de una caja de música, una búsqueda por todo el planeta, una persecución de una antigua secta, aventuras en paisajes espléndidos, posibilidades históricas interesantes, acción, tecnología y una banda sonora universal.

(Luis F. F. Simón)